Detenerse para continuar

Aperitivo que invita a detenerse y hacer una pausa al mediodía

Detenerse para continuar

Hace unos años me sorprendió mucho un anuncio de TV que se titulaba ‘El Migdia’ (en castellano, ‘El Mediodía’) y en el que se sugería que la hora del almuerzo debería ser las diminutas vacaciones o el pequeño fin de semana de cada día.

Hablaba de este periodo de tiempo como un momento del día entre obligaciones en el cual puedes disfrutar de un tiempo propio y escoger qué quieres hacer con total libertad: pasear, leer, comer algo, quedar con los amigos …..

Terminaba con una frase que me impactó: ‘per continuar, atúra’t’ (‘para continuar, detente’), o, lo que es lo mismo, si quieres seguir trabajando de forma adecuada, es imprescindible detenerse un momento.

Al cabo de unos años me ha ido volviendo esa idea en muchas circunstancias y me ha ayudado en la Gestión de Equipos de Alto Rendimiento y de las personas con Alto Potencial.

Es frecuente observar en estos colectivos que, después de un largo periodo de éxitos, de repente algo esencial se rompe impactando en la motivación y en la excelencia en el trabajo. Nos preguntamos entonces cuál es la razón por la que el trabajo ya no tiene la misma calidad que tenía anteriormente si las personas y el ambiente es el mismo (ver post #1 de este blog – 22/07/2015 Reflexiones sobre … Why We Love to Hate HR…and What HR Can Do About It)

Tengo una fuerte hipótesis al respecto, pero antes de compartirla quería hacer una reflexión.

Siempre que alguien no tiene ganas de trabajar en un momento puntual piensa en irse de vacaciones, pero si tiene muy a menudo ganas de irse de vacaciones entonces debería pensar que quizá hay algo importante que debe cambiar en su trabajo.

Todos sabemos que es imprescindible trabajar en algo que a uno le guste pero eso no significa sólo concentrarse en un campo determinado o en un proyecto interesante, también tiene que ver con la forma de trabajar.

Respetar las velocidades internas de las personas y, sobretodo, de las que tienen Alta Velocidad, es crucial para su implicación. Nadie puede ir a 150km/h sin parar durante mucho tiempo: o frena de vez en cuando para comprobar la ruta, o acaba yendo a donde no quiere ir.

Las personas deben poder detenerse en el trabajo al menos una vez al año para poder evaluar, pensar, hablar, reunirse con quien les interese. La organización debe permitirlo y buscar los mecanismos para compensarlo.

No se trata de irse de viaje para cargar pilas, se trata de parar reimplicarse y alinear los propios objetivos de nuevo con los de la Organización. Se trata de dar más autonomía y libertad para que las posiciones las definan las personas que las ocupan y no al revés.

No Comments

Post A Comment
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.