Knowmads en reunión

Knowmads en reunión

Las reuniones de trabajo son situaciones de una naturaleza muy peculiar porque es muy difícil hacer una evaluación compartida de las mismas.

Por ejemplo, si nos imaginamos a alguien preguntando a un compañero, cómo le ha ido una reunión, lo más frecuente es que éste crea que ha ido razonablemente bien si se ha conseguido alcanzar sus propios objetivos. Pero otro observador podría considerar justamente lo contrario si sus expectativas fueran superiores o simplemente diferentes.

Las perspectivas personales en este contexto son demasiado determinantes para evaluar desde fuera lo ocurrido realmente en este tipo de acontecimientos y, sobre todo, para poder valorar el alcance de la mismas.

Lo que parece claro es que, en función de como transcurra una reunión, puede dar lugar a algo interesante si se ha producido una buena sintonía entre los asistentes y, aunque sea por un momento, los diferentes intereses hayan convergido.

¿Cómo podemos conseguir que esto ocurra? ¿Cuál debe ser el perfil de los asistentes para lograrlo?

Hemos observado ya en muchas ocasiones que los denominados Knowmads, por ejemplo, son especialistas en sacar el máximo partido a todas las reuniones a las que asisten. Incluso, a menudo, se les acostumbra a pedir que estén presentes en reuniones aunque no sean de su campo de acción.

Su gran capacidad para adaptarse, escuchar activamente y producir nuevas ideas sin miedo al fracaso es determinante. Son personas honestas y que, debido a que no tienen ningún interés en poner de manifiesto ni su conocimiento ni su propia experiencia, son muy valoradas por su capacidad de entender en mayúsculas.

Uno de los síntomas de que algo muy profundo está cambiando en las organizaciones es el hecho de que se está empezando a valorar la capacidad de gestionar el propio conocimiento más allá de la que se pueda tener para transmitir decisiones estratégicas tomadas de forma unilateral.

En definitiva, lo que está ocurriendo es que los perfiles más deseados han pasado a ser aquellos cuya intervención en las reuniones de trabajo o en encuentros entre profesionales consiguen hacer avanzar conjuntamente hacia un objetivo común, incluso cuando el punto de partida es muy alejado.

Obedecer versus tejer y formar parte de una estrategia compartida son posiciones muy diferentes en cuanto a cómo sustentan la motivación personal.

Bienvenidos Knowmads. Gracias por estar ahí.

No Comments

Post A Comment