KPI en la Gestión de Personas

Key Performance Indicators Gestión Personal

KPI en la Gestión de Personas

Los KPI – del inglés Key Performance Indicator – se conocen como indicadores clave de desempeño y son medidas del nivel del desempeño de un proceso.

Por ejemplo, en el caso de trabajar en un Departamento de Operaciones de un Banco, se puede definir como KPI mensual el porcentaje de operaciones validadas sobre el total de entradas o la media de operaciones conseguidas por gestor y día.

En este caso, si el KPI aumenta versus el mes anterior, podríamos afirmar que el nivel del desempeño del departamento evoluciona adecuadamente y si, por el contrario, disminuye, deberíamos analizar el porqué y, si es necesario, poner en marcha medidas correctoras.

La clave siempre está en la definición de lo que son nuestros KPI’s y el margen numérico que le damos para empezar a actuar.

En el ámbito de Gestión de Personas, en cambio, no se acostumbra a funcionar de esta manera.

Por ejemplo, en los procesos de Selección, no existen medidas del nivel de desempeño de dichos procesos. Medidas que nos indiquen, por ejemplo, si nuestros procesos son mejores que los que llevábamos a cabo hace 5 años o más eficientes que los que tiene nuestra competencia.

Es cierto que, en la mayor parte de empresas, las políticas de selección son cíclicas y su éxito tiene mucho que ver con el mercado, la situación económica del país y lo que ofrezca la competencia …. pero ¿acaso estos tres factores no impactan también en los procesos que se llevan a cabo en cualquier otro departamento?

Hay un ejemplo determinante de KPI en Selección en el cual estamos trabajando y así poder redefinir y mejorar los procesos ya existentes: el tiempo que necesita un recién contratado para ser considerado autónomo en su trabajo.

En este caso, nuestro objetivo es mejorar los procesos de selección para conseguir minimizar este KPI. Es una de las maneras que tenemos de alinearnos con los objetivos de la Organización desde el Departamento de Gestión de Personas y conseguir un impacto positivo en los beneficios.

Al fin y al cabo, que un empleado no sea autónomo en su trabajo, requiere una inversión de tiempo por parte de sus compañeros y recursos en formación.

Estamos convencidos que apostar por el análisis y la medición de los procesos nos ayudará a entenderlos en profundidad y así poderlos mejorar.

No Comments

Post A Comment
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.