Un pequeño juego

Un pequeño juego

Ayer, sin ir más lejos, me mostraron un alto presupuesto para habilitar un espacio de creación, co-working e innovación en una empresa del sector tecnológico. Cambio de pavimentos, sofás, futbolines, luces de colores y un sinfín de detalles para dejarlo realmente bonito.

Al cabo de un rato, hablando con quién tiene la máxima responsabilidad en la organización, le propuse hacer un pequeño ‘juego’ con preguntas relacionadas con HR-Analytics antes de entrar en el detalle de la propuesta que tenía encima de la mesa.

Y la primera fue:
‘¿Alguien ha detectado un problema real que se solucione mediante la creación de este espacio?’

Me contó que, debido a su rápido crecimiento en cuanto a número de empleados, los espacios comunes se estaban quedado tan pequeños que en algunas franjas horarias se utilizaban por turnos. A ese hecho añadió que, al tener la previsión de seguir creciendo, era imprescindible habilitar más espacio para mesas de trabajo.

Entonces, ‘¿el problema que se quiere resolver es simplemente la falta de espacio común?’

Me respondió que la idea que tenían era aprovechar los cambios para empezar a intervenir en la mejora de la forma de trabajo de su organización.

Ahí sí que hice un alto en el camino. ¿De dónde se infiere la idea de que sólo por el hecho de construir un espacio físico con unas ciertas características estas incidirán automáticamente sobre la forma de trabajar?

La verdad es que no conozco estudios deterministas que midan el tipo de impacto de los espacios en los cambios actitudinales de las personas. Es razonable pensar que si trabajas en un ambiente innovador tienes más posibilidades de innovar y que si trabajas en un espacio tranquilo y agradable partes de una posición más favorable para trabajar mejor. Pero creo que todos estaríamos de acuerdo que la forma de trabajar de cada uno depende, de manera muy relevante, de otros factores: qué tipo de trabajo haces, cómo lo haces, con quién y, especialmente, cuál es tu objetivo.

Entonces se me ocurrió que se debía hacer la siguiente reflexión:
‘¿Cómo quieres que sean tus empleados? es decir ¿cuál es la característica que para ti es más importante? Y ¿cómo pretendes conseguirlo?’

La respuesta me sorprendió: ‘quiero que mis empleados no tengan ninguna razón para irse de la compañía porque aquí están trabajando en la excelencia en todos los sentidos (también en cuanto a las condiciones de trabajo)’; ‘mi objetivo es que sean conscientes de que trabajando en esta empresa podrán seguir creciendo como profesionales y como personas’.

Entonces lo entendí: la intervención era única y exclusivamente para retener y atraer talento, la mayor preocupación de gran parte de las organizaciones, y para mejorar la perspectiva interna de la propia valía.

Mi última pregunta fue:

‘¿cuáles son los síntomas medibles que indican que existen razones para que los empleados puedan querer irse de la compañía?’ O, dicho de otra forma, ‘¿qué se tendría que mejorar para que los empleados sean conscientes de que están en el mejor lugar para ellos?’

En esta ocasión no obtuve respuesta, mi interlocutor tenía claro que era muy difícil tener consciencia clara tanto de lo que puede aportar una compañía al desarrollo profesional como del posicionamiento en el sector del propio potencial. En consecuencia, no sabía cómo concretarlo y mucho menos cómo medirlo.

Este es el punto de partida de cualquier proceso de HR-Analytics: localizar los síntomas medibles dentro de los procesos de la organización que muestren la existencia de un problema abstracto e impacten en su cuenta de resultados.
Sólo de esta forma se podrán identificar las intervenciones adecuadas y, una vez implantadas, medir la mejora.

Aquí terminó nuestra conversación porque en este punto ya era necesaria una reflexión más profunda de la compañía pero acordamos otra reunión para la semana siguiente dejando pendiente la aprobación de las obras.

Mi particular conclusión es que no importa el punto en que uno se encuentre, cualquier momento puede ser crucial para empezar a medir en HR. Cualquier momento es crucial para empezar a mejorar de forma objetiva.

No Comments

Post A Comment